Apantallamiento Electromagnético

En todos los ambientes, tanto domésticos como de trabajo existen campos electromagnéticos que pueden ser de origen natural como la luz misma, o artificial, generados por la abundante presencia de instalaciones y dispositivos eléctricos. A lo largo del siglo veinte, la exposición ambiental a campos electromagnéticos de origen artificial ha ido en constante aumento a causa de la demanda de energía, del continuo desarrollo de las tecnologías de comunicación inalámbrica y de las modificaciones introducidas en las prácticas de trabajo.

Cuando un ser humano se encuentra inmerso en un campo electromagnético absorbe energía y sufre un alejamiento respecto de las condiciones de equilibrio natural, por ello es importante proteger a las personas de las consecuencias que puede producir a largo plazo sobre el cuerpo humano, aún antes de que los diversos estudios científicos y médicos demuestren los reales efectos de los campos electromagnéticos sobre la salud.

El interés en el problema de la contaminación electromagnética ha aumentado sobre todo en los últimos años, a consecuencia de las numerosas investigaciones y estudios realizados. Se han redactado normas y documentos técnicos y se ha llegado a promulgar leyes específicas de protección de los ambientes más expuestos, como puede ser el puesto de trabajo, en particular el Decreto Legislativo 81/08 (Texto único en materia de seguridad en los lugares de trabajo). En primer lugar establece la exposición a los campos electromagnéticos un riesgo específico al que está sometido el trabajador; este riesgo se debe evaluar y limitar bajo ciertos límites para garantizar la salubridad del medio ambiente y la no peligrosidad de la actividad desarrollada.

Además de los posibles efectos en los seres humanos, los campos electromagnéticos, pueden producir molestias e interferencias con los equipos electrónicos; por ello se han fijado unos límites, a nivel europeo, que garantizan un rendimiento satisfactorio y seguro.

En todos los procesos industriales que requieren corrientes de elevada intensidad o el empleo de intensos campos eléctricos o magnéticos, el uso de sistemas de apantallamiento adecuados es fundamental para proteger tanto a los trabajadores como los equipos electrónicos presentes cerca de las fuentes de campo.

SatiShielding ofrece una vasta gama de soluciones de apantallamiento capaces de atenuar los campos magnéticos a una frecuencia de red de 50 Hz. Todos los productos están completamente realizados en la sede de Latina (Italia) y se suministran con una certificación de calidad emitida por el Politécnico de Turín.

SatiShielding está en condiciones de suministrar todo el soporte técnico necesario, a partir del diseño hasta la realización de las soluciones de apantallamiento más adecuadas.