Otra categoría de efectos en la salud es el de los efectos a largo plazo que pueden ser consecuencia de la exposición prolongada (incluso años) en los niveles de campo incluso mucho más bajos que los asociados con efectos a corto plazo. Todos los efectos conocidos debidos a campos eléctricos y magnéticos variables a lo largo del tiempo son debidos a la inducción de campos y corrientes dentro del organismo expuesto.

Los campos eléctricos ejercen fuerzas sobre cualquier partícula cargada eléctricamente como pueden ser los iones en los líquidos. Consiguientemente todas las partículas que son alcanzadas por un campo eléctrico se mueven hasta lograr una disposición superficial de equilibrio electrostático de manera que dentro del cuerpo humano el campo sea nulo.

En el caso en que el campo eléctrico sea variable a lo largo del tiempo las cargas modifican su posición según la señal del campo tratando continuamente de conseguir el equilibrio, creando consiguientemente un movimiento alternado de cargas sobre la superficie (corriente eléctrica inducida por el campo eléctrico variable) que aumenta de intensidad al aumentar la frecuencia con la cual varía el campo inductor.

Con un campo magnético variable en el tiempo, sin embargo, se activa un mecanismo diferente ya que este campo genera, en el espacio que lo rodea, un campo eléctrico variable en el tiempo. Si el campo eléctrico variable se produce directamente en el interior del cuerpo humano, genera una corriente eléctrica de acuerdo con la ley de Ohm: J =σE.

Mientras que el campo eléctrico como fuente principal genera corrientes superficiales en el cuerpo, el campo magnético provoca la circulación de las corrientes dentro del mismo cuerpo que afectan a partes mucho más delicadas.

El campo eléctrico generado por un campo magnético variable tiene una distribución espacial que se puede visualizar mediante líneas de fuerza cerradas en sí mismas y concatenadas con las líneas de fuerza del campo magnético (véase la Fig. 1).

Por lo tanto la inducción de campos eléctricos y corrientes eléctricas dentro del cuerpo humano da lugar a dos efectos biológicos, ambos son causa potencial de efectos sobre la salud, los asociados a la estimulación eléctrica del tejido muscular y nervioso, y los efectos térmicos relacionados al calentamiento por el efecto Joule.

Cuando los efectos de estos dos fenómenos se producen inmediatamente después de la exposición a los campos, se puede hablar de efectos a corto plazo, mientras que cuando se producen después de unos cuantos años a causa de una exposición prolongada a valores inferiores de campo se habla de los efectos a largo plazo.