La introducción de los núcleos magnéticos (denominados también toroidales) debe efectuarse antes de realizar las conexiones. La posición de los núcleos toroidales a lo largo de los tramos de cable del hueco de conexiones es indiferente. Tras haber realizado las conexiones, los núcleos toroidales ya no pueden extraerse y deben instalarse los cables de apantallamiento. En general, se prevé la colocación de cuatro cables de apantallamiento por cada cable fuente. Los cables de apantallamiento deben tener una longitud igual al hueco de conexiones. La colocación de los cables de apantallamiento debe ser simétrica, las pequeñas asimetrías inevitables debidas a la instalación no comprometen en absoluto la eficiencia del apantallamiento.


Al finalizar la instalación de los colectores, el apantallamiento está terminado y se presenta como un “blindaje” fuerte y seguro que garantiza una reducción de los campos magnéticos imposible de alcanzar por otro apantallamiento.